Ermita de San Juan

A pocos metros de la villa de Montañana, siguiendo el camino que transcurre junto a uno de los dos barrancos que confluyen en el pueblo se encuentra la ermita de San Juan (la cual también da nombre al barranco por el que hemos paseado para acceder hasta ella).

Levantada en el siglo XII en estilo románico, es de una naturalidad y belleza admirable.

En su interior, una bóveda de medio cañón en la que se conservan restos de pinturas del siglo XV y trabajos de carpintería mudéjar.

El lugar donde decidieron levantarla junto con su sobria portada y muros la hacen un conjunto digno de visitar.